Tu Chimenea ideal

Las chimeneas tienen el poder de conectarte con tus orígenes. De alguna manera el fuego hipnótico, el crepitar de las llamas y el agradable calorcito que desprende te lleva a aquellos tiempos en los que tener un buen fuego era lo más importante en la vida.

Así que, si estás pensando en instalar una chimenea en tu hogar, encontrarás en esta web  todo lo que necesitas saber sobre este tipo de calefacción: los distintos modelos, reseñas, pros y contras, así como trucos y consejos para que puedes elegir tu mejor opción.

Además, encontrarás chimeneas baratas de calidad que te van a permitir presumir de tener un auténtico hogar, acogedor y bien caldeado en torno al cual reunirse y hacer vida. Chimeneas de leña o chimeneas de pellets son una solución sencilla y eficaz que va ganando seguidores.

Las chimeneas top de 2022, en detalle

Chimeneas más economícas

¿Cuál es la mejor chimenea?

Es verdad que hay muchos modelos de chimenea y a la hora de buscar la que más te interesa aparecen muchas informaciones que llegan a confundir. Así que se nos ha ocurrido empezar por una clasificación básica según el tipo de combustible que utiliza cada una.

Tipos de Chimenea según combustible

Por lo general hablamos de cinco tipos de chimeneas que podemos encontrar habitualmente en un hogar medio, tanto en pisos como en casas independientes. Este es un resumen de los pros y contras de cada tipo de chimenea según el combustible que usa.

⇒ Chimenea de leña

Empezamos por la Chimenea de leña pues ha evolucionado mucho en los últimos tiempos, con diseños más eficientes y nuevos estilos. Ya no es sólo la clásica chimenea de salón que asociamos a las casas antiguas con esa estampa tan acogedora.

  • Tiene un gran poder de calefacción.
  • Distintos tamaños y materiales.
  • Necesita una instalación previa de extracción de humos vertical.
  • Requiere un pequeño mantenimiento retirando las cenizas.

⇒ Chimenea eléctrica

A continuación, tienes la que es probablemente la más utilizada en pisos o pequeñas estancias. Las Chimeneas eléctricas son fáciles tanto de instalar como de utilizar y cada vez incorporan más funcionalidades.

  • Las encontramos con todo tipo de acabados, aportando mucho al diseño
  • Imitación de llama realista
  • Otras funciones incorporadas, luces, sonido conexión con el teléfono móvil etc.
  • Diferentes capacidades de calefacción según sea necesario.
  • Son prácticas y fáciles de instalar.
  • No necesitan extracción de humos.
  • A la contra esta el precio de la luz.

⇒ Chimenea de bioetanol

Por su parte, el bioetanol es un combustible ecológico e inocuo que enciende con facilidad. La Chimeneas de bioetanol es versátil y las tienes en diversos tamaños.

  • Estas biochimeneas ofrecen calefacción extra.
  • Destacan sus acabados pensados para el diseño de interiores.
  • No necesita ningún tipo de extracción ni preparación.
  • Necesita airear el ambiente cada cierto tiempo.

⇒ Chimenea de pellets

También tienes las Chimeneas de pellets que son todo un descubrimiento para mucha gente. Se alimentan de pellets, unas pequeñas cápsulas de madera prensada, ecológicas y que emiten poco humo.

  • Es el combustible más eficiente y económico.
  • Alto poder de calefacción con diferentes capacidades que se adaptan a cada espacio.
  • Son prácticas, se van auto alimentando con los pellets, sólo hay que llenar el depósito cada cierto tiempo.
  • Necesita la extracción de gases (según legislación) aunque apenas genera humo.

⇒ Chimenea de gas

En cuanto a las Chimeneas de gas hablamos de las de gas natural. Hay que recordar que también existen la chimenea de gas butano y la de propano, cada una de ellas con su tipo de bombona.

  • Práctica y cómoda a la hora de encender, apagar o gestionar la temperatura de la chimenea.
  • Es limpia deja poco residuos.
  • Necesitarás contratar un servicio de gas natural con acceso a tu vivienda
  • La instalación debe ser llevada a cabo por profesionales certificados.
  • Requiere de revisiones anuales de seguridad.

¿Cómo elegir la mejor chimenea?

Suponte por un momento que estas en pleno verano, los días son largos, disfrutas del sol, de la playa, algún viaje y demás. Ya no recuerdas el frío intenso del invierno pasado mientras paseas al fresco por la noche.

Para cuando te das cuenta el otoño ha hecho acto de presencia. Mientras vas quitando los ventiladores empiezas a recordar qué querías renovar la chimenea por una más eficiente, pero se te olvidó por completo.

Pues bien, el primer paso para elegir una buena chimenea es ser precavidos y aprovechar el verano para preparar la calefacción del hogar. Lo sé, no apetece pensar en el fuego, pero tendrás tiempo para comparar y dejarlo todo preparado para cuando la cosa se enfríe.

La cuestión es saber en qué tienes que fijarte para encontrar la chimenea más adecuada. Además del tipo de combustible utiliza cada cual, hay que tener en cuenta otros aspectos importantes si quieres acertar de lleno en tu elección.

Tipo de vivienda

En primer término, hay que tener claro que no todos los sistemas de chimeneas valen para cualquier tipo de vivienda. La buena noticia es que hay opciones para todos los casos.

Por ejemplo, si se trata de una casa independiente es más fácil hacer la instalación de extracción de humos verticales para una chimenea de leña o de pellets.

Sin embargo, en un piso en medio de un edificio de varias plantas esto parece inviable. En cualquier caso, deberás tener los permisos necesarios, así como el consentimiento de tus vecinos para hacer la preinstalación.

Por otro lado, si prefieres instalar una chimenea de gas natural tienes que asegurarte de que la compañía de gas puede llegar la conexión hasta tu hogar.

En resumen, hay muchos tipos de viviendas algunas ya están preparadas para poner la chimenea y en otras hay que partir de cero. Así pues, antes de proceder a comprar asegúrate de que podrás instalarla sin problemas.

Cuanta potencia necesitas para la chimenea

Lo primero que debes mirar al comprar una chimenea es cuántos kilovatios (KW) de potencia ofrece, lo que te permitirá elegir el modelo correcto.

Lo ideal es que te ajustes a la potencia que realmente necesitas para tener un consumo eficiente y más económico. Así pues, tienes que tener en cuenta al menos estos tres factores para calcular de cuántos kilovatios debe ser tu chimenea.

1.-Tamaño de la vivienda

El objetivo puede ser caldear todas las dependencias de la casa, o puede que sólo las zonas más comunes como la sala y la cocina. Igualmente puede tratarse de salones grandes, así como oficinas o locales.

Por tanto, es cuestión de poner a trabajar el metro para calcular cuántos metros cúbicos tiene el espacio que debe calentar el equipo. Sólo tienes que multiplicar los metros cuadrados por la altura media de la estancia o vivienda.

2.- Aislamiento térmico

Aquí hay que tener en cuenta que no todas las viviendas o locales cumplen a rajatabla con la normativa de eficiencia energética. Depende de la antigüedad incluso pueden no tener el certificado correspondiente.

Así pues, en función del aislamiento que tengas en tu vivienda la chimenea necesitará más o menos potencia. A la larga, siempre será mejor optar por hacer un buen aislamiento de la casa para no derrochar toda esa energía.

3.- La climatología

Lógicamente, cada región tiene su climatología. En ciertas zonas el termómetro baja mucho, mientras que en otras zonas las temperaturas son algo más llevaderas. Tampoco es lo mismo vivir al lado del mar que perdidos en la montaña.

Además, si quieres hilar más fino también puedes tener presente la orientación de la casa. De hecho, ayuda a reducir el consumo energético. Aquí Te dejo una web donde puedes leer algo más sobre los tipos de orientación de una vivienda según el clima..

En definitiva, ten presente donde está ubicada tu vivienda a la hora de adquirir tu chimenea quizás puedas ahorrarte unos kilovatios.

La hora de las matemáticas

En principio si queremos hacer una estimación rápida los fabricantes recomiendan 1 kW por cada 10 m². Suponiendo que estamos en una vivienda con el aislamiento óptimo.

Así que para una vivienda de unos 100 m² con techos estándar de 2 m y medio necesitarás una chimenea de 10 kW.

Otra manera de calcular la potencia necesaria para una vivienda estándar es recurrir a una pequeña fórmula. Consiste en multiplicar los metros cúbicos por 40 y dividirlo entre 860 para obtener los kilovatios necesarios.

Por lo general lo ideal es redondear al alza sobre todo en zonas de clima frío, para evitar sorpresas.

Rendimiento

Por otro lado, si te fijas en las especificaciones de las chimeneas en muchos casos habrá de un porcentaje de rendimiento. Esto es importante porque indica cuanta potencia generada por la chimenea se convierte en calor real.

Por tanto, cuanto más alto sea el rendimiento mayor será la eficiencia de la chimenea. Así pues, el objetivo es el mayor rendimiento posible con la potencia adecuada.

Dónde se instalará la chimenea

Efectivamente cada tipo de chimenea necesitará un lugar apropiado para ser instalada. En este punto podemos diferenciar entre dos tipos, las chimeneas insertables o encastrables y las independientes.

Chimenea insertable

Este tipo de chimeneas están fabricadas para ser encastradas en el interior de una estructura preparada para tal fin. Incluso las hay de diversos tamaños para encajar en el interior del hueco del hogar de las casas antiguas.

Se puede encastrar chimeneas de cualquier tipo de combustible siempre y cuando se pueda abastecer fácilmente con el material de combustión.

Una de las más usadas es la chimenea con cassette. Se trata de un sistema estanco preparado para ser encastrado en una pared o en una estructura especialmente creada a medida. Son sistemas modernos y más eficientes a la hora de gestionar el calor.

Sin estructuras

Por otro lado, tienes las chimeneas de un solo cuerpo lo que solemos asociar más a una estufa. Por supuesto aquellas que lo necesiten deberán tener un espacio definido para conectar la extracción de humos verticales.

En este caso lo que hay que tener en cuenta es que necesita cierto espacio libre alrededor de la chimenea. En algunos casos como la chimenea de hierro fundido que son muy pesadas que se hace necesario reforzar el suelo con una plancha metálica.

Otras opciones

Existen también otras opciones como las chimeneas colgantes o flotantes que penden del techo de forma llamativa. También son habituales las chimeneas de esquina perfectas para ciertos espacios.

En cuanto a las chimeneas de exteriores existe amplia variedad están fabricadas con materiales que aguantan perfectamente la intemperie.

Asimismo, tienes las chimeneas multifunción que se pueden instalar en lugares determinados. Como por ejemplo las chimeneas con hornos para una cocina rústica o una chimenea con barbacoa para el jardín.

En último lugar no podemos olvidarnos de chimeneas más pequeñas y portátiles que pueden colocarse en cualquier dormitorio… o en el baño.

Decoración

Otro aspecto a considerar es que la chimenea puede ser también una parte importante de la decoración del hogar, incluso puede llegar a ser la pieza clave.

Resulta que, a nivel de diseño de interiores, en especial si hablamos de salones, una chimenea da mucho juego a la hora de crear espacios. Necesariamente es un punto focal en base al cual se desarrolla todo el diseño.

En cualquier caso, tienes de todo para elegir. Desde una chimenea de marca con estilo propio o de cuerpo completo, hasta la clásica rústica de hierro.

Luego está la opción de fabricar una estructura en la que instalar chimeneas acristaladas cuyo interior puede verse desde varios puntos de la habitación, incluso desde el medio. Estructura que se puede combinar con encimeras, asientos o en su caso leñera.

Por otro lado, no hay que despreciar la opción de las chimeneas decorativas. Puede ser un objeto meramente decorativo en lugares en las que no se necesite calefacción.

Al fin y al cabo, la chimenea no sólo da calor además aporta estilo o lo enfatiza. Imitan perfectamente las llamas y el sonido del fuego lo que genera esas sensaciones acogedoras, relajantes que crean hogar.

Materiales de fabricación

El tipo de material con el que esté fabricada la chimenea es otro aspecto a considerar tanto a nivel funcional como decorativo. Hay que tener en cuenta que el calor se transmite de diferentes maneras en función del material.

Acero inoxidable

Por lo general las chimeneas modernas como las que puedes ver en cualquier tienda están hechas de acero inoxidable. Se trata de un material ligero y manejable que se puede emplear para fabricar todo tipo de chimenea.

Entre sus ventajas se cuentan la capacidad de aguantar altas temperaturas, lo que permite mantener el calor de la chimenea. Asimismo, el acero tiene gran resistencia, no se corrompe y es fácil de limpiar.

Es por esto que las tuberías de tracción de humo vertical de las chimeneas están fabricadas en acero inoxidable.

Chimeneas de hierro

Por otro lado, están las chimeneas de hierro fundido que mantienen cierta tradición de las antiguas fundiciones de la revolución industrial. Una época en la que se mejoró y se extendió el uso este material.

Hoy en día aún se utilizan porque siguen siendo funcionales y mantienen cierta estética retro que gusta mucho. La diferencia es que ahora son mucho más seguras y se adaptan a todo tipo de espacios.

La chimenea de hierro colado o forjado tiene la peculiaridad de que una vez que se ha apagado el fuego se mantiene caliente. Así pues, reduce el consumo de leña, pero debe situarse en un lugar donde no toque con nada que pueda arder.

Por lo general estas grandes chimeneas estaban instaladas dentro de estructuras de piedra y se protegían mediante mamparas. Algo muy habitual que aún vemos en antiguas casonas o cabañas.

Además, hay que subrayar que son pesadas y por tanto hay que tener en cuenta el tipo de suelo donde se colocará la chimenea. En ocasiones es necesario reforzar con una plancha metálica.

Otros materiales

También podemos ver algunas chimeneas recubiertas de chapa metálica como por ejemplo las chimeneas con cassette. En realidad, es interior tiene una cámara que mantiene el calor y sistemas para irradiarlo. La chapa exterior sirve para dar cierto aislamiento y facilitar la instalación.

Algunas de estas chimeneas ofrecen un recubrimiento interior con material refractario con el objetivo de aislar el calor generado. También vemos algunas piezas ornamentales de cerámica que imitan maderas, ascuas, piñas, etcétera.

Por último, no podemos olvidarnos del cristal. La mayoría diseños trae al menos una pequeña compuerta con ventanita de cristal que nos permite ver el fuego. Además, es uno de los puntos que irradia más calor de la chimenea, por lo que no debemos tocarlo nunca cuando está encendida.

Cómo calienta la chimenea

Teniendo en cuenta cómo se transmite y se mantiene el calor de una estancia podemos decir que existen dos tipos de chimenea, por convección o por radiación.

Calor por radiación

En este caso la chimenea en cuestión va tomando temperatura e irradia el calor directamente en la estancia. En otras palabras, la propia chimenea tiene que estar caliente y poco a poco va propagando el calor a todo lo que le rodea.

Es el funcionamiento de las chimeneas de hierro fundido y suele usarse en amplios espacios por lugares con techos altos. Generan calor rápidamente, pero necesita espacio a su alrededor por seguridad.

Calor por convección

En este caso la clave está en que la chimenea calienta el aire y mediante ventiladores o a través del propio tiro, se expulsa el aire caliente que va caldeando toda la habitación.

Las chimeneas modernas que calientan por convección, tienen en su interior una cámara estanca que permite alcanzar de forma eficiente altas temperaturas.

Alrededor de esta cámara circula el aire que se va calentando generando una corriente de aire ascendente. Luego va saliendo por distintos puntos de la chimenea.

En la actualidad casi todas las chimeneas son de convección – radiación. Funcionan con cámaras internas que permiten la circulación del aire, pero a su vez irradian calor a través de la ventanita de cristal.

En cualquier caso, esto es sólo una aproximación ya que exinten otros sistemas más complejos. Por ejemplo, tipo radiador con circulación de agua o con la instalación extra de canales de aire caliente para llevar el calor a distintas habitaciones.

El precio

Por último, no podemos olvidarnos del precio. Al hacer una buena compra siempre debemos ajustarnos a nuestro presupuesto, la buena noticia es que cuando se trata de chimeneas hay mucho donde elegir y presupuestos para todas las carteras.

Por otro lado, siempre conviene echarle un ojo al tipo de combustible que vas a utilizar. A la larga puede suponer una diferencia importante, recuerda que no se trata de elegir el más barato sino el más eficiente.

Lo cierto es que hay marcas de chimeneas que ofrecen una buena relación calidad precio. Es cuestión de valorar qué es lo que necesitas, que es lo que te apetece tener y comprar la mejor chimenea para tu hogar.

Marcas destacadas

¿Es una estufa o es una chimenea?

Esta es la pregunta del millón, ¿es lo mismo una chimenea que una estufa? Lo cierto es que a día de hoy no hay mucha diferencia entre ambos sistemas de calefacción, por no decir que son sinónimos.


Si bien las definiciones no son exactamente las mismas, a efectos prácticos una estufa es lo mismo que una chimenea. Es un aparato destinado a calentar un espacio, utilizando electricidad o algún tipo de combustión, madera, bioetanol, gas, etc.

Asi mismo, se denomina chimenea a la propia instalación en un hogar para hacer un fuego, y a la estructura de piedra o ladrillo que permite la extracción de humos y que sobresale por los tejados. Por otro lado, es también ese mueble o repisa de manera o piedra, sobre la cual se pueden colocar ornamentos y que tiene gran presencia en un salón.

Además, junto a esta definición pondríamos la clásica imagen icónica que asociamos con una cabaña o un castillo señorial a la sólo nos falta añadir el sillón de orejas, un Lord con batín leyendo y el perrito sobre la alfombra.

La estufa

Por el contrario, solemos hablar de estufas cuando nos referimos a calefactores más pequeños y manejables. Otra pequeña diferencia es que tendemos a llamar estufa si tiene instalación para cocinar un pequeño horno.

En cualquier caso, muchas de las chimeneas o estufas que se fabrican hoy en día, sobre todo las eléctricas, al final tienden a simular las clásicas chimeneas de toda la vida. En realidad, usamos ambas palabras de forma indiferentemente, así pues es esta también la página de las estufas.

Por tanto, cuando buscas una chimenea barata o una estufa a buen precio, podemos decir que el objetivo es el mismo y  lo cierto es que hay mucho donde elegir en el mercado. Todo dependerá de tus necesidades de calefacción y de las posibilidades que tenga tu vivienda.

Comprar una chimenea online

Quién iba a decir hasta no hace tanto que podíamos comprar incluso una chimenea online, desde casa con toda la tranquilidad del mundo. Pues bien, esa es la magia de internet que nos ha puesto todo al alcance de la mano.

Así pues, lo único que necesitas es tener en tus manos la mejor información para que puedas elegir la chimenea online que más te conviene. Ese es el objetivo de nuestra página todochimeneas.top  ofrecerte análisis, comparaciones, trucos, tutoriales, pros y contras de cada tipo de chimenea para facilitarte la labor.

Por lo tanto, trabajamos  en busca de las mejores ofertas. Queremos estar al tanto de las mejores opciones en cuanto a calidad precio, buscamos chimeneas baratas pero que cumplan perfectamente con lo que tú necesitas.

Además, te ofreceremos todo tipo de reseñas en profundidad con las distintas opciones que puedes encontrar sobre chimeneas, pues como ya has podido comprobar las hay de muchos tipos y con diversas funciones.

En definitiva, aquí tendrás un amplio catálogo para que encuentres la mejor solución para calentar tu hogar y crear un ambiente único, no esperes más ¡ve a por tu chimenea perfecta!

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre .

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad